Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio Ok Más información

Consejos para el embarazo

CONSEJOS PARA EL EMBARAZO

Come bien. Durante el embarazo es muy importante alimentarse correctamente, esto no significa comer mucho, tomar alimentos caros y extraños o tomar cosas que no te gusten. Basta con hacer una dieta equilibrada y sana, con los nutrientes adecuados y cantidades normales. ¿Cuáles son? aquí te los mostramos:

A todo esto hay que sumar el realizar 4 ó 5 comidas al día, sin picar entre horas, aumentando el consumo de frutas y hortalizas, para aportar mayor cantidad de vitaminas y minerales. También es importante hidratarse, beber al menos 2L de agua al día. Consumir con moderación fritos y alimentos ricos en grasas y azúcares.
Es primordial prevenir infecciones, como el citomegalovirus o la listeriosis. A veces las infecciones cursan de manera asintomática, es decir, sin síntomas de padecerla. Para prevenirlas, guarda los alimentos cocinados en el frigorífico el menor tiempo posible, mantenlos en recipientes cerrados, separados y lejos de otros productos crudos. Respeta las fechas de caducidad.
Evita consumir leche y derivados sin pasteurizar, la carne no debe quedar cruda, no comer perritos calientes ni carnes frías, a menos que se calienten hasta que salga vapor. Evita patés refrigerados. No consumas pescado crudo (carpaccio, sushi, sashimi…). Consulta con tu médico la toma de jamón, por el peligro de la toxoplasmosis.

Evita consumir bebidas alcohólicas. Lávate las manos tras ir al baño, tocar mascotas, estar en contacto con personas enfermas, tras cambiar pañales…No compartas cubiertos con niños pequeños. Intenta alejarte de roedores (mascotas o salvajes) y con sus excrementos e intenta no cambiar la arena sucia de los gatos.

 

¿Voy a tener caries por estar embarazada? No, salvo que descuides tu forma de comer y de cepillarte, Ahora bien, en el caso de que ya tuvieras caries antes de quedar embarazada es posible que estas lesiones puedan crecer y generar molestias  a lo largo del embarazo.

La infección en las encías (gingivitis) o la enfermedad periodontal (infección crónica de las encías y otros tejidos que sujetan los dientes) sí que pueden aparecer de nuevo o empeorar. En la enfermedad periodontal las encías que están sensibles, hinchadas, rojas, sangran fácilmente al cepillarse y puede presentarse asimismo mal aliento.

Realiza un buen cepillado dental y de las encías después de cada comida, evite tomar dulces y bebidas muy azucaradas.

Si padeces vómitos, no te cepilles inmediatamente después de haber vomitado. Simplemente enjuaga suavemente tu boca con agua para aclararla y espera al menos 1 hora para volver a cepillarte.

 

Durante esta etapa puedes desarrollar tu trabajo habitual, siempre que no cause fatiga física o psíquica excesiva, si es así procura reducir tu actividad. Es recomendable el descanso laboral en las últimas semanas de gestación. Estará contraindicado el trabajo siempre que se manejen productos tóxicos o estés expuesta a radiaciones ionizantes. En estos casos tienes derecho a un cambio en tu puesto y si esto no fuera posible a una baja temporal o prestación por riesgo laboral.

 

Durante el embarazo, la actividad física es fundamental y muy beneficiosa puesto que ayuda a evitar el sobrepeso, a estar mejor preparada para el momento del parto y facilita la recuperación posterior. Son aconsejables los paseos de media hora diaria como mínimo, pero sin utilizar zapatos con tacones excesivamente altos. Pilates o yoga son dos ejemplos de ejercicios aconsejables para mujeres embarazadas.

Asimismo, actividades como caminar, pedalear y nadar mejoran y activan la circulación. Además disminuyen la frecuencia cardiáca en reposo y reducen la presión arterial, por lo que el corazón trabaja con más eficacia. También ayudan a evitar que se acumule grasa corporal.

Practica deportes que no sean competitivos o violentos, o que causen más fatiga o exijan más esfuerzo del que es el asumible en una mujer embarazada.

te recomendamos que asistas al curso de preparación al parto, donde aprenderás ejercicios de relajación y respiración que te serán muy útiles durante el tercer trimestre del embarazo. 

El reposo excesivo es perjudicial si no hay una indicación médica en este sentido.

 

El coito y otras formas de relación sexual, siempre que sean deseadas y satisfactorias, son saludables durante todo el embarazo y no perjudican al feto si el embarazo transcurre con normalidad. Sólo están contraindicadas en circunstancias especiales como son la amenaza de aborto, rotura de la bolsa amniótica, pérdidas de sangre vaginal o amenaza de parto prematuro.

se van a notar cambios en el deseo a lo largo del embarazo, tanto tú como tu pareja..

 

Suprime el tabaco, alcohol y cualquier tipo de droga porque son perjudiciales para ti y para tu bebé también ya que en él pueden producir alteraciones.

Consulta con tu ginecólogo si necesitas deshabituarte de alguna de estas sustancias, él te aconsejará dónde ir.

Dejar de fumar disminuye el riesgo de prematuridad, retraso del crecimiento, bajo peso, síndrome de abstinencia del bebé al nacer, muerte súbita del lactante, otitis, bronquitis y episodios asmáticos.

 

Durante el embarazo, antes de tomar cualquier medicamento debes consultar siempre a tu médico.

 

Durante el embarazo es frecuente que aparezcan síntomas leves como ardor de estómago, náuseas o vómitos, caries, que se hinchen los pies y piernas y también estreñimiento.

Debes acudir a urgencias en caso de que se produzca algunas de las siguientes situaciones en cualquier momento del embarazo, puesto que se consideran signos de alarma que requieren una especial valoración :