Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio Ok Más información

Etapas del Embarazo

Etapas del embarazo.

Tus citas se sucederán cada 4 ó 5 semanas aproximadamente y en cada una de ellas  se realizarán diferentes pruebas para garantizar el correcto seguimiento del embarazo. 

Además de valorar tu salud, se hará lo propio con el desarrollo del feto, algo para lo que la ecografía obstétrica se convierte en una aliada fundamental. En este sentido, el hacer más ecografías de las previstas en este cronograma no implica que se controle mejor el embarazo, tu especialista  valorará la necesidad de identificar los estudios en caso de que la evolución de tu embarazo así lo requiera.

En todas tus visitas se realizará un registro de tu peso y tu presión arterial.

El siguiente cronograma es el realizado de forma habitual, hemos de indicar que puede ser susceptible de presentar variaciones lógicas según el desarrollo del embarazo.

 

SEMANA 8

 

La primera analítica incluye el cribado bioquímico de cromosomopatías fetales así como nos permite saber tu grupo sanguíneo, factor Rh, estudiar las serologías (tu estado inmunitario) frente a algunas enfermedades infecciosas que pueden afectar al feto. No olvides que esta analítica se realiza, de manera preferente, en la semana 9 ó 10.

Valoraremos la posibilidad de realizar el test de O´Sullivan en este trimestre en ciertas gestaciones con antecedentes de obesidad.

¿Qué son los test prenatales no invasivos? El diagnóstico prenatal según ADN fetal en sangre materna. Se trata de un test de reciente aparición que se practica en la sangre de la madre y que se puede efectuar a partir de la 9-10 semana de gestación para descartar cromosomopatías, por lo que al analizar la carga genética del feto , también permiten conocer desde esta semana el sexo del futuro bebé. Debes saber que, a día de hoy, todas las marcas comerciales  recomiendan la realización de una prueba diagnóstica definitiva en líquido amniótico para confirmación. 

 

SEMANA 12-14

El Cribado Combinado del primer trimestre, como su nombre indica, combina los datos del análisis que hemos pedido con la exploración ecográfica cuando tu embrión mide entre 45 y 84 mm y nos permite valorar el riesgo de que el feto presente alguna de las alteraciones cromosómicas más frecuentes. Según el resultado, puede estar indicada la realización de otras pruebas (amniocentesis o biopsia corial).

 

SEMANA 16

Si la posición del feto lo permite, se podrá ver el sexo además de empezar a visualizar otras partes de su anatomía.

 

SEMANA 19-22

Junto con la ecografía del primer trimestre es una de las más importantes del embarazo. Permite observar con detalle toda la anatomía del feto y su entorno (placenta. líquido amniótico…)

La sensibilidad o capacidad diagnóstica promedio de la ecografía morfológica es del 56% con una importante variabilidad (entre 18%-85%). Esta variabilidad diagnóstica depende de la época de la gestación, así como de las condiciones de la gestante (obesidad, cicatrices abdominales…) y de la posición fetal que pueden dificultar la exploración.

También se estimará la longitud cervical y opcionalmente se realizará una ecografía Doppler de las arterias uterinas.

 

SEMANA 24

 

Test de O´Sullivan: Es una prueba que sirve para ver cómo reacciona tu cuerpo frente al azúcar. Tendrás que tomar una bebida dulce que contiene 50g de azúcar y que te proporcionará el laboratorio de análisis clínicos y al cabo de una hora te efectuarán una extracción de sangre. En esta visita se verán los resultados de la analítica y si procede, se pedirá una prueba de sobrecarga oral de glucosa.

 

SEMANA 28

Ecografía. A partir de ahora se vigila de cerca el ritmo de crecimiento que lleva el bebé, el ginecólogo utiliza una serie de medidas estandarizadas para estimar el peso fetal, como son el diámetro biparietal (DBP) la circunferencia abdominal (CA) y la longitud del fémur (LF).

Lectura de resultados. En caso de que se detecte que estás iniciando una diabetes gestacional se te pedirá confirmarlo mediante la curva de la tolerancia oral a la glucosa (SOG) o prueba de sobrecarga oral: esta prueba requiere una preparación especial. En los tres días previos deberás seguir una dieta rica en hidratos de carbono. El día de la prueba, tienes que venir en ayunas. Te efectuarán una primera extracción de sangre y a continuación tomarás una bebida con 100g de glucosa. Después te efectuarán tres extracciones más, conuna hora de diferencia entre cada una. En total son cuatro extracciones. Por lo tanto, estarás en la sala de extracción o de espera casi cuatro horas. Mientras dure la prueba no debes realizar mucha actividad física y no comer nada, puesto que los valores de los análisis podrían salir alterados.

Gammaglobulina anti-D, en caso de embarazadas de Rh negativo. Si este es tu caso se te administrará la gammaglobulina anti-D. Al nacer tu bebé, miraremos su grupo sanguíneo y si es Rh positivo volverás a recibir otra dosis antes del alta hospitalaria.

Ecografías tridimensionales se pueden hacer en cualquier momento del embarazo pero es preferible realizarla entre las semana 24 y la 32. Después de la semana 30 es relativamente frecuente que acerquen demasiado la cara a la pared del útero o a la placenta, que se tapen demasiado la cara con las manos y/o los pies o que se giren hacia atrás. Lo mejor es hacerla en las semanas 27-28. En caso de gestación gemelar no se recomienda pasar de la semana 26. Estas ecografías son voluntarias y no están incluidas en  los servicios prestados por las compañías de salud.

 

SEMANA 32

 

Ecografía. Seguiremos comprobando que el feto va creciendo acorde a las semanas de gestación.

Preanestesia. Al final del embarazo tienes que acudir a la consulta del anestesista, para decidir qué anestesia será la más indicada para tu parto y saber si existe algún inconveniente para utilizarla. Debes ir incluso si te has propuesto que tu parto sea sin anestesia, porque nunca se sabe cuándo puede ser absolutamente necesaria. La consulta de Preanestesia es el momento ideal para que plantees tus dudas y puedas optar por el uso de la epidural si así lo deseas. Lo que realmente importa es que vayas al parto conociendo las ventajas y los inconvenientes de las opción que has elegido. Así tendrás más seguridad y confianza.

 

SEMANA 35-36

 

Ecografía. A partir de ahora, además de valorar el crecimiento del feto, veremos cómo se está colocando. Si no se encuentra en presentación cefálica, es decir, con la cabeza hacia tus pies, habrá que valorar opciones como la realización de una cesárea, dependiendo de la valoración del médico.

Cultivo vagino-rectal. El Streptococcus agalactiae (EGB) es un microorganismo que, de estar en el canal del parto puede provocar aparición de infección neonatal precoz. La muestra se extrae del ⅓ externo de la vagina y del recto de la embarazada. En caso de que la madre sea portadora (20%-30% de la población) se administrará un antibiótico profiláctico durante el parto o al romper la bolsa. Te recordamos que el estado de portadora es variable en el tiempo y no tiene que ser igual en todos tus embarazos. En el parto por cesárea el riesgo de infección por EGB es muy bajo si no has roto la bolsa y se realiza antes del inicio del parto.

 

SEMANA 37-41

Hemos llegado A TÉRMINO. Hasta la semana 40 te veremos cada 1-2 semanas y después de la 40, ya cumplida, de 1 a 3 veces por semana. Es aconsejable un buen control del estado fetal anteparto, por lo que en estas visitas además te realizaremos:

 

Conocido coloquialmente como “monitores” consiste en colocar alrededor del abdomen y durante un período mínimo de 20 minutos, unos sensores conectados a un monitor o pantalla. El aparato registra los latidos del corazón fetal y las contracciones , si las hay. Es el momento en el que el ginecólogo evalúa la posibilidad de inducir el parto si encontrase alguna alteración o van pasando los dias  y el feto no da señales de querer salir y ver el mundo. 

 

Generalmente se practica en las últimas visitas. La exploración vaginal permite valorar distintas condiciones cérvix uterino como posición, consistencia, grado de borramiento o dilatación. Si las condiciones obstétricas son favorables, podrás consensuar con tu ginecólogo si ve factible realizar la maniobra de Hamilton o “despegamiento de membranas amnióticas” para copotenciar la liberación natural de prostaglandinas que ayuden a madurar el cérvix uterino.