Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar por nuestro sitio usted acepta el uso de cookies.

Ok! Leer más

info@rafaelbarrientosnaz.com 957498132

Qué deben saber nuestras embarazadas sobre el virus de Zika

Publicado el 01 de marzo de 2016.

Qué deben saber nuestras embarazadas sobre el virus de Zika

Es el virus que más preocupa ahora mismo a las embarazadas. Ya se han confirmado casos en nuestro país. Pero, ¿qué es lo que hay que saber del virus Zika?

Para empezar: nuestras embarazadas deben estar tranquilas. La infección viene provocada por un virus transmitido por la picadura de mosquitos del género Aedes, que se desarrollan en áreas de clima tropical, con temperaturas cálidas y húmedas (América Latina, África, Asia y el Pacífico), condiciones que difícilmente favorecerían el desarrollo del mosquito en nuestra tierra.

El cuadro clínico es leve, se caracteriza por fiebre no elevada, exantema (erupción en la piel), y suele acompañarse de conjuntivitis y dolor muscular o articular. Suele comenzar entre el 2º y 7º día de la picadura y no suele durar más de una semana. Y su tratamiento, si bien no tiene una vacuna específica, se recomienda paracetamol , reposo e hidratación. Su diagnóstico precisa la detección del RNA del virus en la sangre u otros líquidos corporales como orina o saliva.

La prevención para viajeros a las áreas referidas pasa por evitar la picadura del mosquito, por lo que el uso de repelentes para insectos, uso de mosquiteras y ropa de colores claros que cubran el cuerpo al máximo son medidas muy efectivas. Es evidente que lo aconsejable a embarazadas sería evitar estas áreas en las que se están refiriendo los casos de zika (África, Asia, América Latina y Pacífico, con clima tropical) y en el caso de necesidad poner en marcha las medidas antes comentadas.

La alarma se ha generado al sospechar la relación de la enfermedad en la embarazada con la microcefalia. Parece que esto ocurre cuando la picadura ocurre en el primer trimestre del embarazo, y cursa con malformación congénita del encéfalo con presencia de calcificaciones intracraneales y crecimiento anormal. Se ha puesto en marcha un protocolo de seguimiento en los casos de sospecha de la embarazada con el virus , bien por su visita a las áreas referidas y manifestación de clínica o bien por la detección en sangre u orina del virus. Implica un control ecográfico cada 2 semanas para controlar el desarrollo y la morfología del feto.

Esperamos que este post os haya ayudado a comprender un poco más qué ocurre con este virus tan polémico.


Deja un comentario