Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar por nuestro sitio usted acepta el uso de cookies.

Ok! Leer más

info@rafaelbarrientosnaz.com 957498132

Marcadores tumorales ginecológicos

Publicado el 10 de septiembre de 2014.

Marcadores tumorales ginecológicos

Los marcadores tumorales son sustancias de carácter bioquímico que se asocian a la presencia de un tumor, resultando identificable en los fluidos biológicos (como sangre, orina, líquido del peritoneo o de quistes). Aunque en algunos marcadores tumorales existen una correlación entre el nivel del marcador y el volumen tumoral, su valoración es sólo complementaria y debe ser asociada a otros métodos diagnósticos (ecografía, Resonancia Magnética, biopsia diagnóstica con estudio anatomopatológico, etc). Por lo tanto, más que para determinar el diagnóstico, la principal utilidad de los marcadores tumorales es la monitorización de la respuesta al tratamiento.

El cáncer de origen ginecológico (ovárico, cervical, endometrial y vulvar) representa aproximadamente el 19% de las causas de cáncer y la mayoría van a ocurrir en mujeres postmenopáusicas, siendo el de origen ovárico y el endometrial lo más frecuentes. El cáncer cervical ocurre en mujeres más jóvenes, mientras que el vulvar es más frecuente en edades avanzadas.

Los patrones de supervivencia difieren con cada condición, aunque el estadio en el momento del diagnóstico es el factor predictivo de evolución más potente. En los países desarrollados, la mayoría de estos tumores se van a presentar en estadios iniciales, excepto en el caso del cáncer de ovario, que se presenta en estadios III y IV en el 75% de las pacientes, con una supervivencia aproximada del 40% a los 5 años.

Marcadores tumorales más utilizados

CA 125

El CA 125 es el marcador tumoral estándar que se usa para observar a las mujeres durante o después del tratamiento contra el cáncer epitelial de los ovarios (el tipo de cáncer ovárico más común), así como cáncer de las trompas de Falopio y cáncer peritoneal primario.

Los niveles normales en la sangre generalmente son menores a 35 u/mL (unidades por mililitro). Más del 90% de las mujeres con cáncer de ovario en etapa avanzada presenta altos niveles de CA 125. Si el nivel de CA-125 es elevado cuando se diagnostica a la mujer por primera vez, los cambios en el nivel de CA-125 se pueden usar durante el tratamiento para tener una idea de qué efectivo está siendo.

Los niveles también son elevados en alrededor de la mitad de las mujeres cuyo cáncer no se ha propagado fuera del ovario, por lo que el CA 125 ha sido estudiado como prueba de detección. Sin embargo, el problema con su uso como prueba de detección es que aún dejaría de detectar muchos cánceres en estado inicial, y por otro lado, otros problemas distintos al cáncer ovárico pueden generar un nivel elevado de CA 125. Por ejemplo, suele ser más elevado en mujeres con fibroides uterina o endometriosis. Puede que también sea más elevado tanto en hombres como en mujeres con cáncer de pulmón, páncreas, seno, hígado y colon, así como en personas

que han padecido cáncer en el pasado. Debido a que el cáncer ovárico es una enfermedad poco común, es más probable que un incremento en el nivel de CA -125 se deba a otra causa distinta a este tipo de cáncer.

Algunas mujeres con cáncer uterino (endometrial) también tienen altos niveles de CA-125. Si los niveles de CA-125 están elevados, esto se puede usar para determinar la efectividad del tratamiento.

Beta-HCG, AFP

 

Otros marcadores útiles en cáncer de ovario son la beta-HCG y la alfa-fetoproteína (AFP) en casos de tumores germinales.

CA-19.9

El CA-19.9 se utiliza para detecta cáncer de ovario con especificidad media mientras que el SCC (Antígeno asociado a carcinoma escamoso), se emplea para la detección del cáncer de cérvix, vagina y vulva también con una especificidad media. En otros tumores ginecológicos, el papel de los marcadores tumorales es más limitado.

CA 15-3

El marcador tumoral CA 15-3 se usa principalmente para la observación de pacientes con cáncer de seno. Los niveles elevados en la sangre de CA 15-3 se reportan en menos del 10% de los pacientes con una etapa temprana de la enfermedad, mientras que se detectan en alrededor de 70% de aquéllos con un estado avanzado de la misma. Por lo general los niveles de este marcador bajan después de que el tratamiento está siendo eficaz, pero puede que suban tras las primeras semanas después de iniciar el tratamiento (el aumento se debe a que la muerte de las células cancerosas liberan su contenido al torrente sanguíneo).

El nivel normal por lo general es menor a 30 u/ml (unidades por mililitro), dependiendo del laboratorio. Pero hay mujeres que no tienen cáncer que pueden presentar niveles tan altos como de 100 u/mL. Los niveles de este marcador pueden también ser más elevados en otros tipos de cáncer, como el cáncer de pulmón, colon, páncreas y ovario, y en algunas afecciones no cancerosas, como tumores benignos del seno, enfermedad ovárica, endometriosis y hepatitis.

CEA

El marcador CEA también es el marcador tumoral que se usa de forma estándar en la observación de pacientes con cáncer colorrectal durante y tras el tratamiento. De esta manera, los niveles de CEA son usados para ver si el cáncer está respondiendo al tratamiento o para ver si éste ha regresado (recurrencia) después del tratamiento.

Puede que el nivel de CEA también se use para pacientes de cáncer de seno y de pulmón. Este marcador puede ser elevado en otros tipos de cáncer, como melanoma y linfoma, así como el cáncer de tiroides, páncreas, hígado, estómago, próstata, ovario, cuello uterino y vejiga. Si el nivel de CEA es elevado al momento de hacer el diagnóstico, puede ser usado para observar la respuesta al tratamiento. Los niveles de CEA también pueden elevarse por algunas enfermedades no cancerosas, como la hepatitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD), colitis, artritis reumatoide y pancreatitis, así como en fumadores que por lo demás se encuentran saludables.

Inhibina

Un tipo poco común de cáncer ovárico, llamado cáncer estromal de ovario, puede aumentar los niveles sanguíneos de una sustancia llamada inhibina. El médico puede verificar el nivel de inhibina en la sangre para ayudar a realizar el diagnóstico de cáncer estromal y para vigilar el cáncer en caso de que regrese.

 

 

 


Deja un comentario