Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar por nuestro sitio usted acepta el uso de cookies.

Ok! Leer más

info@rafaelbarrientosnaz.com 957498132

La lactancia materna acelera la maduración de la flora intestinal del bebé.

Publicado el 16 de agosto de 2017.

La lactancia materna acelera la maduración de la flora intestinal del bebé.

Según informa el portal web Univadis, el proceso de lactancia materna acelera la maduración de la flora intestinal del neonato. Para Leticia Ruiz, neonatóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario (Madrid), dar el pecho de forma continuada al bebé acelera el proceso de maduración de la flora intestinal. En opinión de Ruiz “esta maduración consiste en la adquisición de la flora adecuada en el tracto digestivo en los niños, hasta que se asemeja a la del adulto. Cuanto antes madure la flora (también conocida como microbiota) más protegido estará el bebé al ser una de sus funciones estimular el funcionamiento del sistema inmunológico”.

Bebé amamantado

Bebé amamantado

Otro aspecto determinante, es que antes de nacer el bebé éste entra en contacto con algunas bacterias. En el momento del nacimiento empieza la colonización del intestino por parte de la microbiota. Al hilo de lo expresado, la experta Leticia Ruiz señala que el parto vaginal favorece una colonización más adecuada al estar representada por bacterias vaginales y fecales, y que posteriormente, el contacto con la madre y el tipo de alimentación serán los responsables definitivos de continuar con el establecimiento de una microbiota saludable.

Para Leticia Ruiz, “la lactancia materna es un factor determinante en la colonización idónea del intestino del recién nacido, predominada por bifidobacterias. Tanto la lactancia en sí, como la alimentación de la madre, tienen influencia sobre el correcto establecimiento de la microbiota en el bebé” considera Ruiz.

Lactancia del bebé.

Lactancia del bebé.

Es necesario recordar que la leche materna está compuesta por anticuerpos de tipo Ig A, oligosacáridos prebióticos (que favorecen el crecimiento de ciertos microorganismos), además de los millones de bacterias que forman parte de la citada flora intestinal como por ejemplo lactobacilos, estafilococos y bifidobacterias, entre otros. Todas estas bacterias ayudan a que la flora bacteriana madure, además de potenciar las funciones inmunitarias y de absorción de nutrientes.


Deja un comentario