Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar por nuestro sitio usted acepta el uso de cookies.

Ok! Leer más

info@rafaelbarrientosnaz.com 957498132

La citología cervical

Publicado el 10 de septiembre de 2014.

La citología cervical

La citología cervical es una prueba diagnóstica en la que se examinan células del cuello uterino. El cuello del útero, también conocido como cérvix, es la parte inferior y más estrecha del útero y está localizado al final de la vagina. Las células se obtienen introduciendo un cepillo y una pequeña espátula en la vagina con los que se realiza un suave raspado en el cuello del útero. La muestra se extiende en un cristal llamado porta o se mete en un líquido conservante para mirarla posteriormente al microscopio.

La citología cervical o de cérvix también se llama comúnmente citología vaginal, frotis vaginal o test de Papanicolaou, en honor a un médico griego que desarrolló esta técnica en la primera mitad del siglo XX.

El objetivo de esta prueba es detectar lo antes posible la existencia de un cáncer de cuello de útero, o de lesiones precancerosas en el mismo, con el fin de tratarlo lo más precozmente posible. En casi todos los casos, el cáncer de cérvix se asocia a una infección por un virus llamado, virus del papiloma humano (VPH), que se adquiere por vía sexual. Este virus origina cambios en la morfología y en las estructuras de las células del cuello del útero que hace que se puedan trasformar en células malignas. En el raspado que se hace durante la prueba se recogen estas células, las cuales pueden presentar cambios pre-malignos, indicativos de que están evolucionando hacia cáncer, o pueden ser ya células cancerosas.

También se puede detectar el VPH en las muestras que se toman del cuello del útero. Para ello, alguna de las muestras que se toma del cérvix se envía al laboratorio para investigar la presencia de este virus.

 

Los resultados de la citología suele estar disponibles en unas dos semanas. Conviene acudir a recoger el resultado y no asumir que todo está normal porque no se le entregan los resultados en unas pocas semanas. El médico le dará los resultados y le indicará la necesidad de hacer otras exploraciones complementarias o algún tratamiento.

Los resultados más frecuentes  de una citología cervical se suelen informar de la siguiente manera:

Citología normal, en la que no hay evidencia de células malignas.

Citología inadecuada, en la que no se ha podido estudiar correctamente la muestra por lo que conviene repetirla.

ASCUS, acrónimo que viene del inglés (atypical squamous cells of undetermined significance) y que se traduce como ‘atípia de significado indeterminado’. Este resultado es muy frecuente y significa que las células no son del todo normales, pero que los cambios que presentan no tienen un significado claro. En muchas ocasiones, estos cambios desaparecen espontáneamente y no requieren tratamiento. En cualquier caso este diagnóstico requiere un control más estrecho y en caso de que los cambios anormales empeoren puede requerir un tratamiento.

Lesión intraepitelial de bajo grado o SIL (squamous intraepithelial lesions) de bajo grado. Esto significa que se han encontrado células con cambios anormales debidos al VPH. Se llama intraepitelial porque son células que están dentro de la capa que rodea el cuello del útero o epitelio. Al igual que el ASCUS, el SIL de bajo grado puede desaparecer espontáneamente y no requerir tratamiento, pero requiere de controles más frecuentes por si evolucionan a células malignas.

Lesión intraepitelial de alto grado o SIL de alto grado. Son células con anormalidades grandes y una alta probabilidad de evolucionar a cáncer si no se realiza un tratamiento. A veces el SIL de alto grado clasifica en varias categorías según el grado de anormalidad de las células. Estos cambios no suelen desaparecer de forma espontánea y suelen requerir un estudio más completo y un tratamiento.

Carcinoma de células escamosas. Significa que se han detectado células cancerosas en la citología. Este hallazgo es muy infrecuente en personas que se han hecho adecuadamente sus revisiones.


Deja un comentario