Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar por nuestro sitio usted acepta el uso de cookies.

Ok! Leer más

info@rafaelbarrientosnaz.com 957498132

Actividad física en el embarazo

Publicado el 04 de marzo de 2014.

Actividad física en el embarazo

Si tuviéramos que dar un consejo en pocas palabras le diríamos a una embarazada que es muy importante el ejercicio moderado para el embarazo, que hay que evitar los que causan fatigan, competición o violentos, y que caminar o natación son los fundamentales, así como los que se programan en los cursos de preparación al parto. La hidratación adecuada y la ventilación apropiada son importantes para prevenir los posibles efectos inducidos por el sobrecalentamiento corporal. Se deberán evitar aquellos ejercicios que las expongan a riesgo de traumatismo abdominal, caídas o excesiva tensión en las articulaciones

Lo recomendable en embarazadas de bajo riesgo sería un ejercico de intensidad moderada durante 30 a 45 minutos diario, y así observaríamos una disminución en problemas de tensión arterial, diabetes, dolores de espalda, ansiedad, náuseas, acidez, insomnio, calambres en las piernas y aumento de peso excesivo.
En general se ha visto que favorece un adecuado trabajo de parto y disminuye el riesgo de cesárea

La prescripción de ejercicios consiste en la realización de actividades que mejoren el estado cardiorespiratorio, es decir, ejercicios aeróbicos como caminar, nadar, danza aeróbica, baile y bicicleta estática. Además ejercicios de resistencia y elongación para el desarrollo musculoesquelético, empleantod bajos pesos y múltiples repeticiones.

Hay determinadas actividades que representan un sobreesfuerzo para las articulaciones , como el tenis o padel, por lo que son poco recomendables. No obstante podrían ser practicadas teniendo en cuenta la capacidad física y siempre con mucha precaución. Ni que decir tiene que aquellos deportes que suponen un alto nivel de contacto corporal, futbol, baloncesto, hockey, deben evitarse.
En mujeres entrenadas en la actividad de correr, con embarazos sin complicaciones y no más allá del inicio del tercer trimestre, podrán realizarlo mientras adapten la actividada criterios de intensidad, duración y frecuencia cardiaca.

En general el límite de trabajo recomendado no debe soprepasar los 140p/m, otra forma de poner un límite más sencilla sería comprobar durante el ejercicio físico que puede mantener una conversación sin agitarse excesivamente ni alterar su respiración significativamente.

La duración no superará los 45 minutos diarios (o varios periodos cortos que no superan los 15 minutos)

Hay determinadas situaciones que exigirían la interrupción del programa de ejercicios:

  • sangrado vaginal
  • placenta previa después de la 26 semana
  • ruptura de membranas
  • hipertensión inducida por el embarazo así como la aparición de complicaciones potenciales como mareo, dificultad respiratoria, dolor de cabeza, dolor en el pecho, debilidad muscular, contracciones, dolor en la pantorrilla, disminución de movimientos fetlaes o fuga de líquido o sangre por vagina.

La hidratación es importantísima durante el ejercicio., por lo que debe beber aproximadamente un vaso de agua cada 20 minutos, habiendo ingerido un litro de agua previo al ejercicio, y posteriormente una reposición similar.

ejercicio-durante-el-embarazo-dr-barrientos-naz1
ejercicio-durante-el-embarazo-dr-barrientos-naz2


Deja un comentario