Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar por nuestro sitio usted acepta el uso de cookies.

Ok! Leer más

info@rafaelbarrientosnaz.com 957498132

Cirugía ginecológica

Ginecólogo en Córdoba

Con el desarrollo de la cirugía y las técnicas de endoscopía quirúrgica, la patología ginecológica se ha sumado a intervenciones mínimamente invasivas. Así la Laparascopia y la histeroscopia ocupan un lugar preponderante dentro del arsenal terapéutico.

La laparoscopia es una técnica de cirugía mínimamente invasiva que permite acceder al interior de la cavidad abdominal y su contenido sin la necesidad de realizar una intervención a cielo abierto, a través de unos pequeños orificio y mediante un sistema óptico acoplado a una fuente de luz fría.

Su utilidad radica en que nos permite la visualización de los órganos genitales internos como el útero, los ovarios y las trompas de Falopio, con lo que es posible llegar a un diagnóstico en casos de patología y realizar intervenciones sobre ellos.

El acto quirúrgico se realiza a través de pequeños orificios en la cavidad abdominal. Una mínima incisión, en un pliegue longitudinal del ombligo, permite la introducción del endoscopio con una micro-cámara adosada, que ofrece en un monitor la visión panorámica de la pelvis con sus genitales internos.

Son necesarias también una o varias punciones sobre la zona del pubis para la introducción del utillaje quirúrgico: pinzas, cauterios, microtijeras, láser etc. Así pues, una mano sostiene la óptica con la cámara de vídeo incorporada, que transmite el campo operatorio a una pantalla, y con la otra, se manipulan los instrumentos que permiten realizar la intervención.

Aunque las indicaciones se van ampliando cada vez más, debido a la aparición de nuevos materiales, en la actualidad se pueden realizar por esta vía más de un 70% de procesos ginecológicos.

La histeroscopia es un procedimiento diagnóstico que permite la visualización directa del canal cervical y de la cavidad uterina. Se puede utilizar solo para ver el interior del útero que es lo que se llama histeroscopia diagnostica o como método de intervención que es la llamada histeroscopia quirúrgica.

Se realiza introduciendo una óptica en el útero, lo que permite la visualización del canal cervical, cavidad uterina y salida de las trompas (ostium), así como de las posibles patologías que puedan existir. Para separar las paredes del útero se puede utilizar suero fisiológico. Hay distintos tamaños en cuanto al grosor de la óptica, se utilizara uno u otro dependiendo de si es diagnostica o quirúrgica.